• javierastephens

MI PARTO

Cuando tengo pacientes que se quieren preparar para un parto natural o lo más natural posible, siempre trato de que entiendan que hay veces que las cosas no resultan como uno quisiera, que dependen muchos factores y que hay que aceptar lo que venga, siempre bien informada y haciendo lo que uno más pueda, pero sin frustraciones y pensando que lo más importante es el bienestar tanto de la guagua como de una misma.

Bueno, después de experimentar por 9 meses lo que les hacía a mis propias pacientes me tocó a mí vivir mi propio "plan" de parto.

Dicen que para soltar y aceptar las cosas hay que contarlas. Después de 2 semanas les escribo como fue mi parto, para compartir mi experiencia y que todas las mujeres que tienen un plan y un ideal de parto y no nos resulta por x motivos nos sintamos acompañadas y podamos aceptarlo y dejar de lados las frustraciones, rabias, penas y dolores.

Esta es la historia de mi parto...

Desde la semana 37 partí con contracciones irregulares dolorosas de vez en cuando. Nada que alarmarse, muy normal.

A las 38 + 3 llegué a tener contracciones cada 5 minutos por 3 horas, dolorosas pero no tan intensas. Primera falsa alarma. Hable con mi matrona y partimos a la clínica. De vuelta a la casa y nada que nada.

Así pasó 1 semana con contracciones todos los días pero no pasaba nada.



A las 39 + 2, el sábado 22 de sept. parto con contracciones dolorosas a las 5am. Eran más menos cada 8 minutos. Me quede un rato en la cama tratando de dormir pero al rato ya estaba bien incomoda así que me levante y me puse a hacer ejercicios en mi pelota. No me acuerdo cuanto rato después desperté a mi marido para que me acompañara que ya eran mas fuertes. La casa estaba calentita con la bosca prendida, luz tenue, puse un infusor con aromaterapia de lavanda y me puse a hacer mis ejercicios y a moverme. Ibamos súper bien! Dolor pero muy aguantable, respirando junto con las contracciones y relajándome entre ellas.

A las 12 del día me duche y al salirme de la ducha las contracciones se volvieron mas frecuentes e intensas, cada 4-5 minutos, y boté el tapón mucoso. A las 14:45, le escribo a mi matrona para contarle y sorpresa! No estaba disponible ese día. O yo no sabía o no me acordaba, pero sentí que se me cayó el mundo. ¿Quién va a ser mi matrona ahora? ¿Y si no me gusta? Respire profundo y llame a la matrona que me dijo la estaba reemplazando, la Loreto. Así que le escribí y como a las 16:30, ya llevaba 4 horas con contracciones cada 5 minutos, partimos a la clínica. El dolor era fuerte pero bien aguantables. Daniel (mi marido) me ayudaba con los movimientos, la respiración y a comprimir me la pelvis.

Llegamos a la clínica con toda la esperanza de estar bien dilatada (ya llevabamos 12 horas!). Yo iba bien nerviosa por que no conocía a la matrona y sentía que todo lo que había hablado con la otra ahora no valía nada. Resulto que era un amor, ya sabía de mí y de lo que quería. Así que me relaje y pude seguir concentrándome en mis contracciones, hasta que me evaluaron.

0cm de dilatación (para los que no saben, hay que llegar a 10), pero con contracciones intensas. Primera desilusión y llanto. Nos fuimos a la casa a seguir esperando. Como ya estaba con las contracciones, lo único que me tenía que guiar para volver a la clínica era el dolor. Mi tolerancia y cansancio.

Partimos de vuelta y ahí llame a mi hermana que paso algo parecido con su primer parto y me ayudo bastante. Llegue con otra mentalidad a la casa, con toda la energía de soltar, respirar y relajarme en cada contracción. Llegamos y vuelta a hacer nuestro espacio de luz tenue, olor rico, comer mucha fruta, tomar agua, movernos y soltar en cada contracción. Hasta las 21:30 estuvimos conversando, vimos pocahontas (me quería distraer y cantar!), iba respirando y moviendome libremente. Ahí ya sentía cada vez mas dolor y cansancio también. Me quise dar una tina y eso me ayudo bastante.

Estuve como 1 hora en la tina y al salir rompí la bolsa.

A las 23hrs. decidí partir a la clínica de vuelta que ya estaba con mucho dolor y empece a tiritar, con mucha ilusión de que ya se venía!! Total ya llevabamos desde las 5am con contracciones y se me rompió la bolsa!

Mi matrona en ese minuto no estaba así que nos hizo el ingreso otra, que no fue muy simpática. Me evaluó y casi me muero. No estaba dilatada, nada! Como es posible! Toda la calma y la conexión que había logrado hasta ese minuto se fueron y me empecé a desesperar. Quería que llegara mi matrona (ya estaba en camino) y que me guiara en que hacer. Estaba bien adolorida y muy cansada. Y ya mis contracciones eran cada 2-3 minutos.

Llego la Loreto (matrona) y juntos (todo guíado con mi doctor también) decidimos guíar el parto para que empiece a dilatarme. Me pusieron un poco de anestesia para poder descansar y me pusieron oxitocina.

Ahí junto a mi marido, la matrona y mi mamá pude volver a estar como quería. Tranquila y trabajando mi parto.

Nos pusimos a caminar, a mover en la pelota, harta cuclilla y así mucho rato.

Siguiente monitoreo (creo que fue tipo 3am)....1 cm de dilatación. Queee?!! No lo podía creer. Pero si ya estaba con oxitocina! Me tranquilizaron y mi matrona saco una carta bajo la manga y me puso algo, que no me puedo acordar, para dilatarme. Ah y me termino de romper la bolsa (se me había roto por arriba).

Pedí otra dosis de anestesia y respire profundo. Ya, ahora si que si!

Estuvimos como hasta las 6:30am (ya con 25 horas con contracciones intensas) respirando y aguantando las contracciones. Pero esa última dosis de anestesia no me agarro bien. Estaba con una ventana (un lugar del cuerpo no agarró la anestesia) y las contracciones eran insoportables. Como ya llevaba muchas horas tuvimos que hacer un monitoreo fetal más largo para ver que mi guagua estuviera bien. Estuve esas 2 horas mas menos muy mal, mucho dolor y yo descontrolada, ya no podía seguir. Mi esperanza era que en el siguiente tacto estuviera de mínimo 5 de dilatación para agarrar fuerzas mentalmente y poder seguir hasta el final. Pero mi gorda no quería salir por nada, seguía dilatada de 1 cm!! Y eso ya me devasto, y creo que a mi marido también. Ya no dábamos más y cada vez estaba en peores condiciones de seguir. Así que en conjunto con nuestro doctor decidimos hacer una cesárea. Que dolor más grande, con lo mucho que me prepare, lo que la pelie y con lo que quería un parto normal. Pero ya no daba más y ya necesitaba que me la sacaran.

Pasamos a pabellón y mi Gracia nació a las 8:30am del domingo, 27 horas después de mi primera contracción.

Obviamente no es lo que quería pero al final era lo que necesitaba. El equipo médico fue un 7, sobre todo la matrona (que tuvo que aceptar a esta paciente que no era suya) y el anestesista que me calmo y me tranquilizo antes de que Daniel entrara a pabellón.

No voy a mentir, mi frustración fue gigante. Todavía me duele y me cuesta hablarlo tan abiertamente. Todavía pienso en que si hubiera hecho algo distinto o porqué me tuvo que pasar a mí. Pero no hay respuestas, y me quedo tranquila sabiendo que hice lo que pude y mi gorda nació impecable, sana y deliciosa.

La recuperación fue bien lenta y estaba muy cansada. Mi matrona me explico que no es lo mismo llegar a una cesárea desde la casa que después de 26 horas de parto. Estaba apaleada física y emocionalmente, pero agradezco a todos los que estuvieron cerca y a los que entendieron mi dolor.

Y por sobretodo a Daniel por apañar a full, tomándome la mano, aguantando el cansancio, apretándome la pelvis con cada contracción y tranquilizándome en mis momentos de descontrol. Sin él, no hubiera durado ni 2 horas.

Cada parto, cada mujer y cada experiencia es distinta y hay que aceptar lo que a uno le toca.

Yo me quedo con una cicatriz que me va acordar para siempre de mi experiencia (buena y mala a la vez), el aprendizaje de soltar y aceptando cada día más lo que me toco y con toda la fe de que un siguiente parto sí podría tener un parto normal si se dan las condiciones ( y si es cesárea, bienvenida también).



Javi




22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Centro daluz
  • Centro Daluz
  • Centro Daluz

© 2015 Centro Daluz

Santa Rosa 575 (en KINEHAUS)

Edificio Central Lake

Puerto Varas

Chile